El Nombre IV. ¿Cuál es el verdadero nombre de Dios?

El nombre Elohim se trata de un plural de Eloah, donde ambos, Elohim y Eloah, provienen de formas ugaríticas, semíticas y cananeas, igual que el mayestático Elion, como nombre propio del dios de cielo atmosférico, hijo de Dagon. Elohim deriva de la deformación acadia Iluim, que significaba “ilustres” o “elevados”, modo de llamar a los sumerios Anunnaki (aquellos que del cielo cayeron a la Tierra). Dado que los Anunnaki se aprecia que eran de elevada estatura, Iluim también designaba algo “elevado” o “importante”, tanto por su altura como por provenir del cielo. La forma singular de Elohim, Eloah, se asocia a la corrupción del nombre Elil, que proviene del sumerio Enlil, dios del viento y el clima (dios del cielo atmosférico). Eloah parte de la raíz El, que sería el equivalente al español “dios”. De ahí proviene la forma árabe Alá. La raíz hebrea “El” (Dios), y la árabe “Alá” (Dios) vienen de lenguas mesopotámicas, de hecho, los propios cananitas llamaban a su mayor deidad pagana “El”. Por ejemplo, los acadios llamaban a sus dioses “altos” o “ilustres”, los “Ilu”, cuyo gran padre y divinidad máxima era “An” o “Anu”, de donde salen voces como: “One” (“Uno”, en inglés), “A” o “An” (“Un”, en inglés), “Uno” (1), “Aní” (“Yo”, en hebreo), “Ena” (“Uno”, en griego) y “Año” o “anual”. Así mismo la “A” identifica el “Inicio”, el número “1”, así como a la máxima deidad, que los pueblos de otrora relacionaban con el toro. Es importante reseñar que anu era padre de Enlil y Enki/Ea, siendo Enlil el legítimo heredero al trono por derecho de sangre real de padre y de madre, y Enki el hermano mayor, solo de sangre según su padre, siempre quiso el trono.

Claramente este tal “Anu”, a quien el historiador babilonio Beroso llamaba Oannes (Dagon), era la parte del gran Dios que es el engañador. Es decir, he mencionado varias veces que los nombres, epítetos y formas del Dios más grande conocido en la antigüedad, tenía discreta, y casi desconocidamente, un ser antagónico, llamado casi igual –o hasta llegando a ser idéntico- y siendo confundido para aquellos no adeptos a la Verdadera Luz. Este era llamado por los judíos “Samael”, de la forma hebrea Semel (estatua), y cuyo a característica era el “celo”, o sea, era un “dios celoso” (como consta en los registros de varios manuscritos de Nag Hammadi). De este ser cuyo “imagen de celo” provocaba a celo, se habla en muchos textos del pasado (Eze. 8). Si bien, el gran error dentro del término Elohim pervive hasta hoy,…

Extracto del instructivo “Los Nombres de Dios“, del Módulo III perteneciente al Sistema de Estudio.

A continuación puedes ver la cuarta parte de la entrevista profundizando en el nombre de Dios. Si te perdiste los episodios anteriores puedes comenzar por el Primero.

Si te gustó no olvides compartirlo y sobre todo te invitamos a que nos dejes un mensaje con tu opinión o aportación al respecto!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *