El Misterio de Babilonia – Parte 3 (La Mujer Escarlata)

EL MISTERIO DE BABILONIA

PARTE 3 – La Mujer Escarlata

 

El apóstol Juan describió en Apocalipsis a una mujer vestida de púrpura y escarlata, sentada sobre una bestia. Los fans de las teorías de la conspiración la relacionan con una idea mediática, y dado que se deleitan en buscar e interpretar los simbolismos vertidos en películas, series televisivas o videoclips, viendo mensajes crípticos ocultistas, satanistas, masones y apocalípticos, ven en esta figura un elemento fundamental del poder en la sombra tras mucha comparativa e indagación.

Uno de estos teóricos era el musulmán que usaba el pseudónimo de ‘Abdulla Hashim’, de ‘WakeUpProject’, quien incluso se infiltró en reuniones de raelianos y sectas de Yavé, y participó en marchas por la libertad en el Cairo y programas de televisión en Irán, para exponer a todo tipo de organizaciones oscuras. La “mujer de rojo” fue uno de sus trabajos en la serie de HashemFilms, ‘Dajjal Shape-Shifter’ (el Anticristo Metamórfico). En su tesis mostraba cómo la industria musical, cinematográfica, de los magazines y de la moda estaban movidos por hilos satánicos y usaban programas de control mental social para condicionar a la sociedad, especialmente estadounidense. La mujer de rojo se representaba como un ícono del poder oculto operando sobre el subconsciente de la juventud – especialmente – preparando a un pueblo dócil de recibir a un falso salvador Illuminati y pervirtiendo inmoralmente a la sociedad.

El trabajo de Hashim es solo una porción más de las piezas. El interés mostrado por muchos que desean descubrir la verdad del “misterio” de Babilonia y tratar de compartirlo con el mundo es amplia, un gran despertar a pesar del poder de corrupción ética y educativa de la ramera. Estos esfuerzos individuales – testimonio de nuestro despertar de la conciencia – pretenden sacar a la luz el poder en la sombra detrás de los títeres del globo y la influencia espeluznante que infiere en la humanidad el ocultismo masón luciferino desde los medios corporativos, el marketing, la banca, las modas, la música, el cine, la televisión, la industria farmacéutica, el sistema educativo y una lista casi interminable de más ramas – o “rameras – que lavan el cerebro de las personas. Roma (la primera fase de la 4ª bestia descrita por el profeta Daniel) ha cambiado de fachada y estrategias desde el principio, y usó el surgir de los EE.UU. para continuar desde ahí controlando el mundo, de modo que Vaticano no fuese identificado como la fuente del poder e influencia. Todo el poder de Roma, a través de los jesuitas, pasó a la completitud de los estamentos de los EE.UU. a lo largo de más de dos siglos, y una de las plataformas que usó fue a los jesuitas para construir la industria que opera desde Hollywood.




Cuando leemos el capítulo 17 del libro de la Revelación, añade que esa mujer de rojo es «LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.» (vers. 5, R60) Sostiene que es la madre de todas las demás (la que las ha parido y amamantado y criado), no estrictamente su espíritu de influencia. De ella derivan el resto de prostitutas de riquezas, abominaciones sexuales (como los rituales de las sociedades secretas) y de toda la putrefacción moral, ética, ideológica y cultural que se expande por el mundo, especialmente desde los últimos 100 años, y en aumento exponencial. ¿Quiénes son esas otras rameras que son sus hijas? De ser extraterrestres sería imposible precisarlo ni esclarecer sus métodos, pero en la Tierra hay quienes las conocen o han oído hablar de ellas. Ejemplos simples de esas “rameras” son la CFR, la Trilateral Commission, la Round Table, el Club Bilderberg, las fraternidades universitarias (como Skull&Bones o Scrolls&Keys) o las membrecías rosacruces o francmasónicas (como el Bohemian Groove, la orden de la Jarreta, la Prince Hall, el Roshanaya, los caballeros de Malta, los caballeros de Colón…), la Mafia, la casa Windsor, los Sionistas, el Consejo de la Corona de los 13, el Comité de los 300, los Think Tanks y Banksters (FMI, World Bank, FED, BIS), el Club de Roma, el Royal Institute of International Affairs, la ONU, las mega corporaciones… y la lista sigue.

Veamos otros de los comentarios que hace Juan en su libro: «Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído Babilonia la grande, porque del vino de la ira de su fornicación ha hecho beber a todas las naciones.» (Apoc. 14:8) ¿Cuál es ese ‘vino de la ira de su fornicación’? Se ha dedicado a traer el adulterio y la degradación a todas partes, y ahora las consecuencias de eso no solo afectarán a la ‘ciudad’ sino al mundo al que ha pervertido – pues prácticamente casi todos han participado de su mala influencia y han vivido en el pecado a causa de la estructura de pensamiento y conducta que ha implantado o promovido. El Nuevo Orden Mundial es dirigido por jesuitas y todas sus organizaciones, y con ellos las 13 familias que controlan al mundo (que son parientes de las 13 monarquías ancestrales de Europa), la Mesa Redonda del multimillonario Cecil Rhodes, y todas las filiales bajo ellas, sea de los banksters, la mafia, los servicios secretos, la ONU, la CFR, la TC, el club Bilderberg, y tantas sociedades secretas. Y una más de estas es el movimiento sionista, pero no es el que está encima, y como todos los otros, son tendencias usadas por la élite para promover sus intereses.

¿Por qué describir esta ciudad como una “mujer vestida de púrpura y escarlata”? En griego, escarlata es ‘Kokkínin’, y es referida pocas veces en la Escritura (la parte de Apoc. 12 que habla de una “dragón escarlata” es un error de traducción, ya que dice realmente “dragón rojo” o “rojizo”), pero ¿cuál es su significado? En la antigua cultura hebrea lo llamaban ‘Toreát Shaní’ (gusanillo rojo) o solo ‘Shaní’ (ver 2ª Sam. 1:24), y es sabido que tanto los tintes vivos de púrpura y de escarlata representaban el lujo y la riqueza, y eran, por ende, los colores utilizados por los reyes y emperadores. Este valor provenía del costo en el mercado de estos tintes (el púrpura usualmente producido de caracoles y pulpos, y el escarlata de insectos kermes), por lo que el atuendo de dicha mujer denota un poder de realeza y/o de riqueza. El hecho de ser identificado como  mujer, y no como hombre, depende del componente añadido de la descripción. Una mujer representa la vida que se gesta, se produce y se nutre en su infancia, pero una mujer con caracteres añadidos de blancos, virginidad o juventud denota pureza y santidad. No obstante, una mujer identificada con estos colores y joyas representa la lujuria y la avaricia. Si a eso añadimos que la llamen ‘Pornion’ (prostituta, ramera), queda patente que es porque se “vende” a cambio de beneficios (de la propia palabra proviene ‘pornografía’ = imágenes de prostitutas).




Ahora bien, Juan describe que los mercantes o mercaderes se han ‘enriquecido’ gracias al «poder de su lujuria», o «sensualidad». Tenemos dos elementos a los que esto evoca: oro, fornicación (rituales sexuales) y demonología. Por ello es que será quemada, saqueada y destruida. No habla de algo simplemente a un nivel espiritual, sino físico – e incluso advierte a los suyos que ‘salgan’ de ahí, para que no caiga sobre ellos también el castigo que le viene. Dicho de otra manera, hay lugares geográficos donde se localizan los puntos neurálgicos de esta organización, y hay cristianos que moran por ahí. No les dice que no sean parte de su estructura, sino que no ‘participen de sus pecados’, o sea, de su corrupción moral, y en consecuencia reciban «parte de sus plagas». O sea, que esta “ciudad” corrupta e inmoral pervierte a las personas y será asolada por fuego, plagas y devastaciones (o la suma de todas ellas si se entiende el contexto de ‘plaga’ y también de ‘fuego’).

El apóstol Juan nos dice que, «Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.» (Apoc. 17:15, R60) El libro de la revelación identifica a la gran Babel como una prostituta, empero, la madre de todas las prostitutas de la Tierra, y solo con los epítetos de Babel, prostituta, mujer de escarlata y púrpura, y embriaguez, es claro que es un poder sobre todos los poderes. Para muchos esta es la verdadera cara que presenta la tal ‘Estatua de la Libertad’ – o del ‘Libertinaje’ -, el principal ícono que representa a los EE.UU. Una estatua regalada por los masones franceses a los gringos, y se levanta en Liberty Island, frente a Manhattan. Irónicamente la sola estatua mide 45 metros de altura, y en la Kabalah el 45 representa al hombre. Manhattan está en medio de aguas, y en Manhattan está Wall Street y el edificio Rockefeller de las Naciones Unidas. Desde ahí se domina todo el mundo, pero la propia estatua está completamente en medio del agua y posee una corona con 7 rayos (7 mares, 7 continentes), alusivos al control del mundo. Incluso el símbolo de su antorcha es otra alusión oculta al fuego de Prometeo, quien lo dio a los hombres, es decir, la conciencia, el despertar y la verdad, pero no al modo de la libertad espiritual sino de la desnudes del propio hombre. Prometeo (Eósforo en la mitología romana) es llamado Lucifer en el cristianismo.

Mitra con su corona de 7 rayos representandolo como Sol Invicto.

El texto de Juan asimismo recoge: «Las siete cabezas son siete montes, sobre los cuales se sienta la mujer…» (Apoc. 17:9, R60) El término griego ‘Ori’ engloba un lugar geográfico predominante respecto de una llanura a nivel del mar, sea monte, montaña o continente. Como se ve en la corona de la Estatua de la Libertad (la diosa Libertas o Liber, también conocida en ficción como ‘Columbia’), las 7 puntas representan a los 7 continentes. Los 7 continentes tienen analogía con 7 reyes, pero el vocablo griego no se limita a un rey en particular o individual, sino a un reino. Si bien, sabemos que 5 reinos – que además conquistaron Babilonia (Babel) – existieron antes de Roma («uno es», le dijeron a Juan en su día, durante el periodo de dominación romana), que fueron Egipto, Asiria, Babilonia, Persia y Macedonia. Entonces, falta uno por subir y ser el último imperio. Es importante saber que la deidad Mitra a en cuyos cultos se iniciaban los soldados romanos, era representada usualmente con una corona de rayos, y tanto la corona como el contexto de la figura eran idénticos al de la Estatua de la Libertad. Irónicamente la iglesia católica denomina al gorro de los obispos, y es evidente que procede de la forma de toca que usaban los faraones egipcios y con la que muchas veces se retrató al dios indoariano Mitra. Asimismo, esta deidad tenía el tocado de rayos para representar al sol, ya que Mitra era símbolo de la victoria solar (el Sol Invicto), y casi todo el culto católico se fundamentó en el culto mitraísta.

Ver una estatua con la corona de Mitra, un rostro hermafrodita que combina a la Isis egipcia y al Apolo griego, y que posee la antorcha de Prometeo es clave para comprender la naturaleza de este símbolo estadounidense. La deidad griega Apolo era el dios del Sol, coincidiendo con este culto a Mitra, pero más remotamente parece que estos atributos no le habían sido añadidos, sino que simplemente era la divinidad de la simetría, el arte, el canto y la música. ¿Cómo llegó Apolo a convertirse en una deidad tan relevante para la masonería? Según el Oahspe (1882), un demonio llamado Daeva o Daveas (posiblemente el mismo Daeva que da lugar a los demonios de la cultura hindú), tras la retirada de Apolo, usurpó su nombre, y desde entonces engañaba al mundo haciéndose pasar por Apolo. En definitiva, Daevas (el falso Apolo), fue exiliado y su juicio vendría al final de esta era, cuando se entiende que regresará una vez más a engañar al mundo. Expertos en la materia coinciden en que esta figura de Apolo es análoga a la idea del Anticristo.




¿Pero qué tiene que ver Isis? La Isis original, hermana de Osiris y madre de Horus, nada. Es la idea falsa, la masónica, la que sí esconde un gran valor oculto. El nombre masón ‘Isis’ recoge las ideas falsas de Virgo-María (la deidad católica por excelencia), cuyo origen se remonta a muchas culturas, especialmente babilónicas. Es lo mismo que la Afrodita griega, diosa del amor, que provino de Fenicia, de las culturas cananeas, donde la conocían como Astarté, Astoret, Asera, Astarot y otras derivaciones del acadio Ishtar, de donde proviene el vocablo castellano ‘estrella’ y ‘astro’, o el nombre ‘Ester’. Esta deidad fue primeramente conocida en Sumer como ‘Inanna’, la diosa de la guerra. Lo más importante sobre Inanna es que fue la patrona principal de Babilonia, pugnando su título post-diluviano con el afamado Marduk, y no solo era diosa de la guerra sino, irónicamente, del amor. Vaya mezcla. Su culto partía del ritual sexual y la prostitución. El homólogo suyo egipcio –  la forma en la que se le conoció allá –  fue la primeva ‘Sekhmet’ (Sejmet), la terrible con cara de gato, diosa de la venganza y la guerra, causante del diluvio universal, de la aparición del desierto y diosa del poder y la fuerza. Por alguna razón cambió y se transformó en la amorosa ‘Hathor’, no sin antes traicionar a Ra y obligarlo a dejar la Tierra.

Combinar el culto a las deidades más representativas de la antigüedad se incorpora con el culto a las mismas, que se asocia a la prioridad de provocar guerras y todo tipo de prostituciones (dinero + sexo) para honrar a estas deidades – o demonios- y recibir sus favores y apoyo para conseguir sus fines. Muchos pastores estadounidenses (y algunos no estadounidenses) han hablado de sueños, visiones y revelaciones donde les es dado a conocer que la gran Babilonia, la gran ramera del Apocalipsis, es su propio país. También estos ha sido dicho de parte de oficiales de alto cargo de los EE.UU., y ellos mismos también encuentran muchas cosas raras en la propia simbología de su país, desde sus billetes, la forma en que se distribuyen sus ciudades, los emblemas nacionales y de los edificios emblemáticos, todo muy estrecho a la mitología y el culto a deidades ajenas al cristianismo. Si la bestia escarlata es Roma, y ésta muta o se perfecciona al deshacerse de su “madre” prostituta, ¿podría esto ser la referencia a la ‘herida mortal’ de que igualmente habla Apocalipsis? Una de las señales claves del comienzo de la Revelación de Juan parece ser justamente la destrucción de esta ciudad-país, y si tratásemos de mirar la geopolítica actual, y considerar una nación que englobe estas características nos tomaríamos con los EE.UU., pero, ¿cómo iba EE.UU. a sufrir todas las calamidades que advierte el Apocalipsis? Según el texto este “imperio” sufrirá invasión de sus enemigos, calamidades internas, desastres naturales y caos. ¿Qué podría provocar todo esto al grado de llevar a tierra a semejante potencia nuclear?

Si la mujer de púrpura y escarlata es el poder oculto, es la misma que «ha corrompido a la tierra con su fornicación», y es culpable además de la muerte de los ‘siervos’ de Dios (Apoc. 19:1-2) – otra pieza que deja entrever que no habla de una sola época ni un solo gobierno centralizado, ni un solo lugar geográfico (los siervos referidos incluyen a los profetas, y como explica Isaías, ha sido Belial quien ha instigado a sus asesinatos, y prevé una futura persecución a los cristianos). La susodicha ciudad tiene la capacidad de negociar con TODOS los dirigentes del mundo, toda vez que con ella «han fornicado» (Apoc. 17:1). Esta palabra se traduce del griego ‘Epórneisan’, relativa a la prostitución (pagar por sexo o venderse sexualmente). Y «los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.» ¿En qué consiste ese embriagamiento? La degradación y vivir en el engaño. Pero no solo negocio y se vende, sino que los controla, los domina. ¿Qué ciudad hace eso? Lo más parecido es Nueva York, o ¿qué país podrá encajar con esta descripción? Los Estados unidos de América. Incluso los reinos previos, los que le han precedido, encajan con la simbología de los 7 montes: 1. Egipto, 2. Babilonia, 3. Asiria, 4. Persia, 5. Macedonia, 6. Roma y 7. El Nuevo Orden Mundial. La Babel (élite que usa a los EE.UU. ahora) se fundamenta y sostiene en todas ellas.

Añadido al punto de arriba está el verso que sostiene: «Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.» (Apoc. 17:18, R60) ¿Cómo puede una ciudad reinar sobre los “reyes” de la Tierra? A pesar de que concretamente aquí no dice la ‘gran ciudad’, sino ‘Babel la grande’, sí la describe como ‘polis i megális’ (gran ciudad), mas no como ‘gran país’. Si no es un país o gobierno, sino una mera ciudad, este centro de poder tiene carácter supranacional. La ‘ciudad’ representa una cede, sea geográfica, estratégica o logística. La gran ramera se sienta sobre la bestia, de modo que es parte de su estructura, es quien al principio controla a la Bestia. Si la Bestia, Toro o Minotauro representa el gobierno global, entonces es el sistema renovado el que trata de deshacerse del sistema anterior, y ese asalto ocurre a toda su estructura de “riqueza” y a su estabilidad física o base de apoyo. Es decir, también afecta a un lugar geofísico. Lo que entiendo con todo esto es que un nuevo modelo de gobierno derroca al que hasta entonces lo estaba controlando a él, pero la raíz es la misma.

Agrega, además: «Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús.» (Apoc. 17:6, R60) Decididamente todos los partidarios de la teoría de que la gran Babel es Nueva York-EE.UU. coincidimos en que esta referencia, más que aplicarse al pasado, cuando EE.UU. aún era Roma (pues Roma – no la capital italiana sino el imperio romano – ahora dirige desde los EE.UU.), anticipa un evento por venir, que es la ley marcial en los EE.UU. Ya sabemos que policías y otras fuerzas del orden están siendo adoctrinadas en el hecho de que los cristianos son considerados potenciales enemigos del estado y terroristas. También debe recordarse que las instalaciones del FEMA REX-84, aunque fueron creados para albergar inmigrantes, serán desalojados por Donald Trump para usarse como campos de concentración para cristianos, activistas, preppers y antisistema. Las categorías de individuos que la NSA haya considerado de prioridad, serán asesinados de inmediato, sin juicio ni abogados, y los cristianos están en el ojo de esas listas. Empero, al mismo tiempo que la ciudad-país es azotada como nación, ella misma se azotará a sí misma y caerá, aún cuando esto parezca increíble.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *