¿Hubo Humanos en la Tierra hace Millones de Años? – Parte 2

¿HUBO HUMANOS EN LA TIERRA HACE MILLONES DE AÑOS?

Parte 2

 

La edad oficial de la Tierra se estima en unos 4.700 millones de años, pero los más conservadores lo dejan en cerca de 4.300 millones. Si la tierra se formó en ese periodo, ¿qué antigüedad tenían los componentes que la formaron? ¿Por qué la materia inferior sería más antigua que la materia exterior de la corteza (o del manto y núcleo)?

Las estimaciones se pueden refutar por el mero hecho de que los cambios geológicos de la Tierra han sobrepuesto estratos enteros, como se aprecia en tantos yacimientos donde árboles atraviesan varios estratos de miles y hasta millones de años de diferencia. ¿Pudo se provocado por el diluvio bíblico? Pudo ser provocado por muchos diluvios, y no solo diluvios, sino derrumbamientos, terremotos, hundimientos de tierra, etc. Basándome en las dataciones  y modelos aceptados seguiré aportando casos interesantes que apuntan a la remota existencia del hombre, pero debe comprenderse que estas estimaciones, así como las dataciones que se da a los dinosaurios, pueden estar corrompidas por los susodichos cambios geológicos.

En mi anterior Artículo compartí 20 casos de humanos fuera de su época, y en este Artículos aportaré algunos AÚN MÁS REMOTOS. Independientemente de los errores que pueda haber al calcular la vejez de los estratos, estos esqueletos y herramientas no deberían estar en estas capas, según el paradigma aceptado de la evolución humana.




Arbol fósil en varios estratos, norte de Tennessee, EE.UU.

Caso 21. Un pie anatómicamente de un humano moderno fue encontrado en Islamabad, en Margalla Hills, en julio de 2007. El hallazgo tenía más de 1 millón de años.

Caso 22. El hacha de Sili. Encontrado en Arizona en 1966 con un esqueleto de un carnívoro que tenía dos puntas de lanza incrustadas en el cráneo, similares al hacha de Sili. La piedra había sido afilada con cortes muy precisos. Luego, en 1967 se dijo que se habían encontrado huesos humanos en una vena de plata de una mina de Colorado. Una punta de flecha de cobre de 10 cm de largo les acompañaba. Hubo acuerdo general en que el yacimiento de plata tenía millones de años y era, naturalmente, mucho más viejo que la humanidad.

Caso 23. En 1894 y 1895, periódicos científicos anunciaron el descubrimiento de piedras-talladas, es decir, “trabajadas”, del Mioceno en Burma, parte de la India británica. Los implementos fueron reportados por Fritz Noetling, un paleontólogo quien dirigía el Geological Survey de la India en la región de Yenangyaung, Burma. Estos fósiles y herramientas se dataron entre 5 y 12 millones de años.

Caso 24. Aconteció en 1870 cuando Anatole Roujou reportó que el geólogo Charles Tardy desenterró un cuchillo de pedernal proveniente de la superficie expuesta del Mioceno Tardío conglomerado en Aurillac, al sur de Francia. El geólogo francés J. B. Rames dudó que los objetos encontrados por Tardy fuesen evidentemente manufactura humana. Ergo, en 1877 Rames hizo sus propios hallazgos de herramientas de pedernal en la misma región, en Puy Courny, un sitio cercano a Aurillac. Esos implementos fueron tomados de sedimentos puestos entre capas de materiales volcánicos establecidos en el Mioceno Tardío, que son de 7-9 millones de años.

Caso 25. De 1910, cuando Henri Breuil encontró herramientas de piedra en Belle-Assise, cerca de Clermont, Francia. La formación en la que fueron hallados pertenecen al Eoceno Temprano (50-55 millones de años).

pisada humana de millones de años, hallada en Turkmenistán.

Caso 26. También se hallaron herramientas humanas en Portugal. Carlos Ribeiro descubrió implementos de pedernal en formaciones del Mioceno cerca de Lisboa, Portugal. Sus descubrimientos aparecían citados en varios libros importantes y registros arqueológicos significativos. En 1857, Ribeiro fue nombrado a cargo del Geological Survey of Portugal (Reconocimiento Geológico de Portugal) y elegido a ‘La Academia de Ciencias Portuguesa’. La mayoría de sus hallazgos representando evidencia humana de la época prehistórica rondan los 5 a 25 millones de años de antigüedad.

Caso 27. El mortero de Table Mountain en California, de hace 50 millones de años, y el del Mortero y pistilo, que fueron descubiertos en 1877 cuando el ingeniero de minas J. H. Neale halló varias puntas de lanza que sobresalían de una roca muy oscura en Toulomme, California. Al examinar más detenidamente estas puntas encontró no muy lejos un pequeño mortero irregular de menos de 10 cm de diámetro. A su lado descubrió un pistilo junto a otro mortero más simétrico. Neal afirma que es completamente imposible que estas reliquias hubieran alcanzado la posición en la que fueron encontradas en otro momento distinto al de la formación de los depósitos de grava, y antes de que se formara la capa de lava. Además, no se observaron huellas de perturbación alguna en la masa rocosa ni fisuras naturales que hubieran permitido la introducción de estos objetos a través de ellas. La posición de estos utensilios encontrados en Table Mountain indica que tienen una edad de entre ¡33 y 35 millones de años!

Caso 28. En 1887, un famoso investigador de geología y fósiles de las costas provinciales argentinas, Florentino Ameghino, encontró en Monte Hermoso, a 37 millas al noreste de Bahía Blanca, importantes descubrimientos. F. Ameghino escribió al respecto: «La presencia del hombre, o mejor dicho su precursor, en este antiguo sitio, está demostrado por la presencia de pedernales crudamente (toscamente) trabajados como aquellos del Mioceno en Portugal, huesos tallados, huesos quemados, y tierra quemada procediendo de antiguas chimeneas (hogares).» La antigüedad de dichos yacimientos ronda los 3,5 millones de años. Es de reconocer que no se cree que existieran siquiera antepasados del hombre en América hace millones de años.

Caso 29. En un sitio llamado Pikermi, cerca de Marathon en Grecia, existe un estrato rico en fósiles del  Mioceno Tardío, explorado y descrito por el prominente científico francés Albert Gaundry. Durante el mitin en 1872 en Bruselas del International Congress of Prehistoric Anthropology and Archeology, Baron von Dücker reportó huesos rotos provenientes de Pikermi probando la existencia humana en el  Mioceno. En este lugar se encontraron 34 partes de mandíbulas de Hipparion (un caballo extinto de tres dedos), antílopes e igualmente 19 fragmentos de tibia y otros 22 fragmentos de huesos de mamíferos grandes tales como rinocerontes. Todos mostraban rastros de una fractura metódica con el propósito de extraer médula. De acuerdo con Dücker, todos los agujeros hechos eran «más o menos distintos rastros de estallido a causa de objetos duros.» Estas capas apuntan a que los hallazgos oscilan los 5-12 millones de años.

Caso 30. Hueso tallado de los Dárdanos en Turquía. En 1874, Frank Calvert encontró en una formación del Mioceno en Turquía (a lo largo de los Dárdanos) un hueso de Deinotherium con figuras talladas de animales en él. Calvert anotó: «He hallado en diferentes partes del mismo acantilado, no lejos del sitio del hueso tallado, una escama de pedernal y algunos huesos de animales, fracturados longitudinalmente, obviamente por la mano de un hombre con el propósito de extraer médula, de acuerdo a la práctica de todas las razas primitivas.» La datación de todas estas evidencias apunta a una antigüedad que ronda los 5-25 millones de años.

copa de hierro (de Oklahoma) y martillo (de Texas) de millones de años, hallados en EE.UU.

Caso 31. En febrero y marzo de 1918, Wilhelm Freudenberg, un geólogo agregado al ejército alemán, estaba conduciendo test para pruebas militares en formaciones del terciario al oeste de Antwerp en Bélgica. En hoyos de arcilla en Hol, cerca de St. Gillis, y en otras zonas, Freudenberg encontró objetos tallados junto con huesos y conchas cortadas. La mayoría de objetos provenían de depósitos del Plioceno Temprano y del Mioceno Tardío, es decir, tenían unos 4-7 millones de años, y eran evidentemente fabricaciones humanas. También en Bélgica, A. Rutot, conservador del Museo Real de Historia Natural de Bruselas, realizó una serie de descubrimientos que trataban sobre anómalas industrias de herramientas de piedra dentro de una nueva relevancia durante los inicios del siglo XX. Mucha de la industria identificada por Rutot data del Pleistoceno Temprano. Pero en 1907, investigaciones avanzadas de Rutot dieron luz en la zona de Boncelles, en la región de Arden, Bélgica. Las capas donde se encontraron los artefactos eran del Oligoceno, lo que implica que tenían sobre 25 a 38 millones de años. Otros descubrimientos destacados sobre el uso de utensilios humanos en la prehistoria belga se realizaron por Rutot en Bay Monet y Baraque Michel ofreciendo resultados similares.




Caso 32. Otro antecedente particular es el del llamado “Hombre de Guadalupe”. Un tal W. Cooper expuso en 1983 que se había hallado un esqueleto moderno durante el año 1812 en Guadalupe (México), con una antigüedad de 25 millones de años. El hecho de que estuviera el esqueleto junto a un perro y unos instrumentos indica que los propios perros no habrían evolucionado, y esos humanos serían ya trabajadores con herramientas prefabricadas en aquellos tiempos. Estos esqueletos son restos humanos encontrados en una isla de las Antillas, pero con la peculiaridad de que fueron hallados en un estrato con una datación geológica que llega hasta al menos 28 millones de años, es decir de la época del Mioceno, mucho antes siquiera de que los seres humanos aparecieran en la isla. Para muchos investigadores la datación no es correcta, pero el debate sigue abierto. Una de las muestras extraídas de las costas de Guadalupe, cerca de la aldea de Moule, fue una losa de piedra de unas 2 toneladas de peso que fue enviada al Museo Británico en 1812, donde fue expuesta al público, pero con la llegada de la teoría de Darwin, la losa quedó relegada al sótano.

Caso 33. Gabriel de Mortillet reportó que M. Quiquerez descubrió un esqueleto humano moderno en Delémont, Suiza, en una capa de arcilla ferrosa del Eoceno Tardío (38-45 millones de años). Mortillet también citó el descubrimiento de otro esqueleto de esta categoría por Garrigou en el Mioceno de Midi de France. Esto significa que tendría entre 5 y 25 millones de años.

Caso 34. El antropólogo Hernao Marín en Colombia halló los restos fosilizados de un animal antediluviano (un Iguanodonte) que aparecieron misteriosamente asociados a un hombre de Neandertal.

Caso 35. En la India un grupo de arqueólogos encontró el cráneo de una mujer que pertenecía a la era Jurásica (hace unos 65 millones de años).

pisada humana en State Park Shelf, Indiana (EE.UU.)

Caso 36. En el parque nacional Dinosaur Valley (Texas – USA), en el lecho del Río Paluxy y en la meseta rocosa de la orilla se han encontrado innumerables huellas humanas petrificadas. Lo más sorprendente, era que las huellas se ubicaban en capas geológicas muy superiores. En principio, el agua del río debería haber erosionado rápidamente las huellas dejadas por los animales prehistóricos hasta hacerlas desaparecer, pero en realidad se observa, perfectamente, unas huellas que tenían como mínimo 60 millones de años.

Caso 37. Un dedo fosilizado, identificado como DM93-083, fue hallado en el Ártico canadiense. Está datado de 100 a 110 millones de años atrás, época que corresponde con el Cretáceo.

Caso 38. Un reporte de 1983 señaló en el ‘Moscow News’ un breve pero intrigante reporte en el cual aparecía una pisada humana en una roca jurásica de 150 millones de años cerca de las pisadas gigantes de un dinosaurio de tres dedos. El descubrimiento fue hecho en la República Turkmena que en su momento se encontraba al sureste de la URSS.

Caso 39. Entre los descubrimientos más increíbles de este tipo está uno de Richard Leakey, que halló un cráneo humano bajo una capa de roca que data de hace 212 millones de años.

Caso 40. Otras piezas y herramientas más antiguas fueron descubiertas entre 1786 y 1788, cerca de Aix-en-Provence (Francia). Varios hallazgos se hicieron en una cantera de calcáreo, donde las capas de rocas alternan con estratos de arena y arcilla. A unos 15 m bajo el nivel del suelo, en una capa de arena, unos obreros encontraron primero trozos de columnas y bloques labrados; luego más abajo, piezas metálicas parecidas a monedas, mangos de herramientas de madera petrificada y una gran tabla de madera también petrificada. El conjunto tendría 300 millones de años, si se admiten las teorías clásicas de la geología, en cuanto a la formación de las rocas y el plazo de petrificación.

Pedazo de árbol fosilizado en los acantilados fosilíferos de Joggins, Nueva Escocia, atravesando varios estratos.

Continuará…




Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *