Acelerar el camino hacia la Ley del Uno. Ejercicios prácticos espirituales.

El Camino.

Pocas almas van directamente al cielo. La regla es ir a las Regiones intermedias, pero las almas justas van a un sitio llamado representativamente “reposo”, “paraíso”, “descanso”. Si alcanzan este derecho no se les considera “muertos”, pues no van a las Regiones Intermedias, sino “dormidos”. Jesús dijo que Lázaro estaba dormido, pero Lázaro no estaba dormido, estaba muerto (biológicamente hablando, respecto al cuerpo). Jesús conocía a Lázaro y sabía que no estaría muerto, porque los que son de Dios están vivos, aunque su cuerpo haya perecido. Es un razonamiento también importante y que deja mucho que pensar. Unos creen que todas las almas serán salvas al final del todo, y otros creen que no… yo no profeso saber esto, y es complicado comprenderlo, pero la muerte sigue siendo el hecho de no llegar a la luz, pues en vida nos trae todos los sufrimientos y desavenencias que el hombre experimenta, y sin el cuerpo es llevado a las regiones estelares que son intermedias y donde pasa suplicios por años y décadas. Al final de este reciclaje, debe acabar el tiempo, pero acabará para los que primero hayan superado este samsara, este curso de superación que se basa en el sacrificio y la búsqueda del saber divino.

Al afirmar «Y también el hacha ya está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego.» (Lucas 3:9) Ningún alma técnicamente se pierde, porque simplemente nunca ha salido de ningún lugar en particular, pero sí sufre, y padece dentro del tiempo y el espacio, de modo que podemos “medir” es precepción en términos de “milenios”. Es decir, nadie muere realmente en un videojuego, solo dicen “game over” en el nivel que no se superó, pero el que realmente juega no se ve afectado, salvo por el tiempo y esfuerzo que dedicó en jugar en la consola o máquina virtual.

Pequeño fragmento del último libro de Frederick Guttmann, “Trascendencia“.

A continuación te dejamos con el vídeo de la clase sobre cómo acelerar el camino hacia la ley del Uno, así como ejercicios prácticos de aceleración espiritual.

No olvides compartir si te gustó y dejar tu comentario sobre qué te ha parecido la clase.

Bendiciones!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *